Feliz dia del niño

Lugares donde jugaban los niños

Link: http://www.dondeir.com/ciudad/lugares-donde-jugaban-los-ninos/

POR: Sinuhé Vargas / 29/04/2014

Los que ahora somos adultos algún día fuimos niños en una ciudad muy distinta a la que es ahora, tanto que los espacios en que solíamos divertirnos ya no existen. Así que para recordarte tu infancia nos dimos a la tarea de buscar algunos de esos sitios para mostrarte qué hay en su lugar y, de paso, te des cuenta de que para los pequeños de hoy la urbe no es tan divertida como hace algunos ayeres.

Reino Aventura

El sur de la Ciudad de México tenía el parque de diversiones con atracciones mecánicas y acuáticas más popular. En sus espacios corrían pequeños y grandes con la esperanza de subirse rápidamente a los juegos. Era la tierra encantada, con la mascota Cornelio, un dragón rosa que bien pudo ser amigo de los delfines que daban un espectáculo a los asistentes, y de la orcaKeiko, quien de su show se convirtió en estrella de cine y se despidió de México en 1996.

Hoy tenemos Six Flags, con todas las ventajas de un parque de diversiones mundial, aunque para muchos no sustituirá la emoción de tener las monedas mágicas de Reino Aventura.

Skatorama

Al norte de la ciudad estaba un espacio para los que querían explotar sus habilidades físicas con su tabla. Tenía rampas y pistas para que los entonces chavos se lucieran. A menudo se organizaban competencias, al grado de que importantes marcas lo patrocinaron y muchos equipos se enfrentaron para saber cuál era el mejor.

El área en donde estuvieron las pistas ahora es el estacionamiento de una tienda con lo necesario para mejorar tu casa.

Divertido

Sobre Periférico Norte estaba un parque de diversiones con montaña rusa, una casa del terror y “Alicia, la mujer gigante”, a la que entrabas para conocer el funcionamiento de las entrañas de una persona. Divertido era la opción con muchas otras atracciones mecánicas, así como espectáculos geniales para quienes no querían desplazarse al sur a Reino Aventura.

Hace unos años el parque dejó de funcionar y, tras unos años de aparente abandono, ahora es un amplio casino donde, aun sin ser niño, puedes seguir divirtiéndote.

 

Foto: panoramio.com

Foto: Panoramio.com

Burger Boy

Una de las primeras cadenas de comida rápida en México era el sitio favorito de muchos cuando éramos niños. Eso de ir por una hamburguesa y papas, al lado de las instalaciones para niños dentro del restaurante, se volvió el anhelo de los pequeños; bueno, hasta Salma Hayek llevó a su abuelita.

Actualmente otros restaurantes de fast food ocupan los espacios donde antes estaba Burger Boy, pero los buenos momentos con la familia nunca desaparecerán.

Helen’s

Para los que fuimos niños entre los 80 y la mitad de los 90, otra cadena de comida rápida fue Helen’s, con un concepto temático conocido porque ahí se hacían las mejores fiestas de cumpleaños para niños, en las que también se divertían los papás.

El festejado era el rey en estas fiestas que se realizaban en sus sucursales de la ciudad, acompañadas por caravanas con los anfitriones (vestidos con sombrero y mandil rojo), serpentinas, confeti y música.

Para que te acuerdes de Helen’s, mira esto:

En la década de los 80, antes de la proliferación de restaurantes de comida rápida –de la que Burger Boy tenia el monopolio– y de la entrada de Mcdonalds a México en 1986, existían conceptos similares con diversas temáticas.

Uno de ellos era el clásico Helen‘s, donde se atendía al niño festejado como rey, con caravana y todo. Por ello les pongo el escaso material que he rescatado de videos viejos que rondan en internet.

 

Foto. lossatelucos.com

Foto. lossatelucos.com

Atlantis 

Este balneario era especial por estar ubicado en la tercera sección del Bosque de Chapultepec, donde el clima era fresco pero sin dejar de lado el sol característico de la Ciudad de México. Aunque ahora está en “remodelación”, todavía se encuentra en internet la información del costo de entrada: 60 pesos, con espectáculo de delfines incluido (¡sí! había delfines con los que podías también nadar, con cita).

Muchos capitalinos que no podían salir de la ciudad se lanzaban a las albercas de este parque para refrescarse junto con su familia, y pasar un rato muy bueno, tendidos en los camastros para tomar el sol.

Helados Bing

Las bolas gigantes en un helado con las que sueñan los niños eran reales en las heladerías de color pastel verde y rosa. Había muchos sabores para los exigentes gustos de los pequeños, que éramos los consentidos de nuestros papás.

Un extra era la posibilidad de pedir chocolate líquido y un topping para acompañar el helado de una, dos o tres bolas, colocadas sobre un cono de galleta crujiente.

Ahora, los niños tienen una Michoacana muy cerca de ellos, pero los de antes buscábamos las Bing por toda la ciudad, junto con papá.

Videocentro

Seamos sinceros, los papás hacían lo que fuera para tenernos quietos, incluso llevarnos a rentar algún Beta o VHS (algunos podrán decir que DVD) para ver una y otra vez una película favorita, desde el primer minuto que llegábamos del videocentro hasta muy tarde, incluso después de que papá y mamá ya estaban dormidos, con palomitas o cualquier otra golosina que hubiera en casa.

Los infantes de hoy sólo entran a internet, buscan la película y comienza a reproducirse frente a ellos, pero nunca conocerán la diversión del camino hasta el establecimiento discutiendo cuál película iba a ser rentada o convenciendo al adulto que nos acompañaba de llevar más de una cinta.

Autocinema

“El Satélite” estaba ubicado enfrente de Mundo E. Al lugar era posible llegar desde el atardecer para comprar las entradas, las palomitas y las bebidas que se disfrutaban en el asiento del auto con la familia.

Los viernes, sábados y domingos eran los días que los niños disfrutaban viendo películas infantiles en una pantalla gigante frente al auto, un negocio que actualmente existe por temporadas con “El Coyote“.

 

Foto: lossatelucos.com

Foto: lossatelucos.com

Juegos mecánicos de Mixcoac

Era una feria callejera, pero siempre estaba en el mismo lugar con sus carruseles de vagones del metro, “tazas”, juego de canicas donde se obtenían premios de juguetes con “rebabas”, pequeñas montañas rusas en forma de gusano  y algunos otros juegos que los niños disfrutamos con gritos y risas.

Ya después de subirte a las diferentes atracciones lo mejor era por algo de comer al mercado de Mixcoac, especialmente unos pescados fritos o algunos mariscos.

 

Foto: pueblanoticias.com.mx

Foto: pueblanoticias.com.mx

Los comerciales

Este restaurante en San Ángel y Satélite era una locura, literalmente, con trucos de toda clase y exageraciones que hacían reír a los pequeños y a sus papás. Desde ser atendidos detrás de las rejas de una prisión con mesas, llegar por un vaso o plato roto en un “ambulancia”, hasta aplaudirle a una mujer que levantara la hoja de un póster “candente”, todo era muy divertido.

Como distintivo especial, en su fachada había un auto viejo y mil cosas colgando al interior del restaurante.

¿Quién lo recuerda?

 

Foto: lossatelucos.com

Foto: lossatelucos.com